Alquileres vitalicios como los salarios de los presidentes

El listado de cosas singulares que distinguen a Portugal ocuparía mucho espacio para no caer en la discriminación entre unos alicientes u otros. Pero el ordenador no se resiste a mencionar toallas, sábanas, pasteles de Belém, cerámica de Lisboa, y aquí ya debe entrar un etcétera a ritmo de fado. Los portugueses, como casi todos los…