Momenticos inmobiliarios

Será posiblemente porque en la geografía foral los pañuelos rojos y festivos dominan el paisaje. Será tal vez porque en la retina, aunque quedan restos del vallado sanferminero o porque no han transcurrido todavía demasiados días como justificar al mediodía un ya falta menos. Teniendo en cuenta que “momentico” solo hay uno “reglamentario” en las…

Detalles

Cuando la pan_acea puede volverse torta

Este verano los termómetros se han empeñado en estresarnos más de la cuenta. Sofocos por doquier, taquicardias esquineras, agobios sin hora fija, la política y el termómetro han formado una extraña y preocupante pareja. Uno suele medir la temperatura exterior mientras la otra señala el grado de tensión social, si ambos tuvieran descendencia el nombre…

Detalles

Los ladrillos envejecen a nuestro compás

No nos hacemos mayores de repente. Notamos los cambios, sentimos esa sensación inexplicable con palabras de cómo se amplía el pasado y cómo se estrecha el futuro, el espejo cada día nos trata con más benevolencia para que la realidad mañanera no nos duela demasiado. Pero eso no ocurre de la noche a la mañana.…

Detalles

El propietario en la playa y la vivienda temblando

Ya estamos en verano. O casi. Planes desmenuzados durante meses a punto de salir al escenario de la arena, el aeropuerto, la autopista o la piscina. El único que no descansa es el pobre móvil, nacido para no entender de descansos, o mejor, para trabajar más con la sobrecarga de los selfis. Debemos dejar constancia…

Detalles

El sufijo “-amos” es fundamental en el mundo inmobiliario

Se que es un titular extraño, incluso complicado, pero les puedo asegurar que se ajusta a la realidad del día a día que debe vivir todo profesional inmobiliario. En cualquier operación relacionada con viviendas, terrenos, ya sean de compra o de alquiler, se conjugan muchos verbos: asesorar, valorar, averiguar, comparar…, pero por encima de todo, acompañar.…

Detalles

¿Tendrán las próximas urnas forma de edificio?

Sería un descanso visual, o un espejismo, o una esperanza para el sector inmobiliario. Tenemos leyes diversas, a veces contradictorias, que es lo peor que puede suceder cuando de repartir justicia se trata. Tenemos desahucios, pisos turísticos sometidos a la varita mágica municipal, el proceso de gentrificación sigue adelante. ¿Y qué me dicen del horizonte…

Detalles